jueves, 27 de marzo de 2014

Amarás al Señor tu Dios con todo el corazón

Amarás al Señor tu Dios con todo el corazón

I. Contemplamos la Palabra

Lectura de la profecía de Oseas 14,2-10

Así dice el Señor: «Israel, conviértete al Señor Dios tuyo, porque tropezaste por tu pecado. Preparad vuestro discurso, volved al Señor y decidle: Perdona del todo la iniquidad, recibe benévolo el sacrificio de nuestros labios. No nos salvará Asiria, no montaremos a caballo, no volveremos a llamar Dios a la obra de nuestras manos. En ti encuentra piedad el huérfano." Yo curaré sus extravíos, los amaré sin que lo merezcan, mi cólera se apartará de ellos. Seré para Israel como rocío, florecerá como azucena, arraigará como el Líbano. Brotarán sus vástagos, será su esplendor como un olivo, su aroma como el Líbano. Vuelven a descansar a su sombra: harán brotar el trigo, florecerán como la viña; será su fama como la del vino del Líbano. Efraín, ¿qué te importan los ídolos? Yo le respondo y le miro: yo soy como un ciprés frondoso: de mí proceden tus frutos. ¿Quién es el sabio que lo comprenda, el prudente que lo entienda? Rectos son los caminos del Señor: los justos andan por ellos, los pecadores tropiezan en ellos.»

Sal 80 R/. Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz

Oigo un lenguaje desconocido:
«Retiré sus hombros de la carga,
y sus manos dejaron la espuerta.
Clamaste en la aflicción, y te libré. R/.

Te respondí oculto entre los truenos,
te puse a prueba junto a la fuente de Meribá.
Escucha, pueblo mío, doy testimonio contra ti;
¡ojalá me escuchases, Israel! R/.

No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero;
yo soy el Señor, Dios tuyo,
que te saqué del país de Egipto. R/.

¡Ojalá me escuchase mi pueblo
y caminase Israel por mi camino!:
te alimentaría con flor de harina,
te saciaría con miel silvestre.» R/.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: - «¿Qué mandamiento es el primero de todos?» Respondió Jesús: - «El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. " El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.» El escriba replicó: - «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: - «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

II. Oramos con la Palabra

CRISTO, veo claro lo importante que es estar a la escucha de tu Palabra de vida. Tú dices que el primer mandamiento es: "Escucha, Israel..., amarás al Señor tu Dios...". El amor y la amistad se manifiestan en el diálogo mutuo. Por eso cada día leo tu Palabra, te contesto con mi oración y espero que vaya fortaleciéndose nuestra amistad. ¡Quiero ser tu amigo!


III. Compartimos la Palabra

Oseas nos habla hoy de lo distinta que es la conducta de Dios y la nuestra. Nosotros somos infieles; Dios, dándose cuenta, perdona y, si en algún momento castiga, no es por herir sino para que el hombre recapacite más fácilmente y se convierta. Pero, Oseas llega a decir esto mismo no ya con palabras, sino con su vida, perdonando la infidelidad de su esposa y readmitiéndola en el hogar.

Jesús continúa en el Evangelio la idea de Oseas, colocando el amor como lo primero y la culminación de la Ley entera. Lo hace contestando a un letrado que le pregunta qué mandamiento es el primero de todos.

  •  "Nadie tiene el monopolio del Reino"

"No estás lejos del Reino de Dios", dice Jesús al letrado, viendo su interés por lo recto y lo prioritario. Al joven rico, que fue a él también con buena voluntad, acabó diciéndole: "Vete, vende lo que tienes… y sígueme". En ambos casos se da por supuesto que aquellos buscadores de verdad y perfección conocen y cumplen la Ley. Pero, en ambos casos también, Jesús les dice que no basta, que todavía no han llegado. Y les anima a seguirle y entrar en el Reino de Dios.

También nosotros, buscadores de lo auténtico y cumplidores de nuestras obligaciones, tenemos el peligro de pensar que ya estamos en el Reino. Más todavía, que el Reino nos pertenece, es nuestro. Y nos vendría bien una cierta cura de humildad y recibir como dichas para nosotros las palabras de Jesús: "No estás lejos del Reino de Dios".

Pero, todavía no. Nadie puede decir que ha llegado al Reino hasta el final. Mientras estamos de camino, lo vislumbramos, podemos otear su contorno, y, si somos sinceros y honrados, podemos también reconocer que nos faltan matices, que hay valores y actitudes que esperamos llegar a que sean una realidad en nosotros. También en esto todos tenemos algo del "homo viator", siempre en camino, siempre esperando y, sobre todo, siempre confiando.

  •  "Mejor que todos los holocaustos y sacrificios"

Los holocaustos y sacrificios están bien; ir a misa, hacer la Novena a la Santa Patrona, ir de romería al Santuario donde siempre hemos ido… está bien. Está muy bien cuando es resultado y efecto del amor a Dios y al prójimo. Porque, como muy bien dice el letrado, estos valen más que todos los holocaustos y sacrificios. Pero, si faltara este amor, en ambas vertientes, aquellos no servirían gran cosa. Se trata de armonizar nuestra espiritualidad con la luz del Espíritu Santo. Se trata de absolutizar sólo a Dios y a lo teologal; y, en su comparación, relativizar todo lo demás. Dos cosas aparentemente chocantes:

¿Es el amor un mandamiento? ¿Amar por decreto? Pues sí. Según Jesús el primero de los mandamientos. ¿Entonces el amor no es un acto deliberado, espontáneo y libre? Todo depende de qué entendemos por amor, ya que con esta palabra se puede uno referir al egoísmo más inhumano y a la entrega más bondadosa y compasiva. Jesús se refiere al amor "samaritano" y al amor "filial" a su Padre, Dios.

Choca también de entrada que el letrado pregunte por el primer mandamiento y que Jesús conteste con el segundo, equiparándolo –semejante- al primero. O sea, que "amar al prójimo" es semejante a "amar a Dios". Y, por si quedaban dudas, oigamos a San Juan: "Si alguno dice "Amo a Dios", y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve" (I Jn 4,20-21). Como si el amor al hermano validara y, en ese sentido, estuviera por delante, del amor a Dios.

Fray Hermelindo Fernández RodríguezFray Hermelindo Fernández Rodríguez
La Virgen del Camino

stagduran
Enviado desde mi iPad

martes, 25 de marzo de 2014

La misericordia, estilo de Dios | CatInfor.com

La misericordia, estilo de Dios | CatInfor.com

La misericordia, estilo de Dios

La misericordia, estilo de Dios
El mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2014 tiene como lema lo que dice San Pablo de Cristo: "Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza" (cfr. 2 Co 8,9), y es una invitación a la generosidad personal y comunitaria.

En el texto explica cómo es el "estilo de Dios" en su amor por nosotros; y propone orientaciones fundamentales para el testimonio cristiano.

El estilo de Dios

Las referidas palabras de San Pablo, observa el Papa, nos dicen cuál es el estilo de Dios: "Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza". E interpreta Francisco que esto se refiere al misterio de la Encarnación del Hijo de Dios: "Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre; descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se despojó, se 'vació', para ser en todo semejante a nosotros (cfr. Flp 2,7; Hb 4,15)".

¿Y por qué hizo esto? "La razón de todo esto –precisa Francisco– es el amor divino, un amor que es gracia, generosidad, deseo de proximidad, y que no duda en darse y sacrificarse por las criaturas a las que ama". Y explica algo de lo que podemos experimentar nosotros: la caridad, el amor, es compartir en todo la suerte del amado; el amor nos hace semejantes, crea igualdad, derribando muros y distancias.

Pues bien, Dios hizo eso con nosotros. Como señala el Concilio Vaticano II, Jesús "trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, actuó con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de nosotros, en todo semejante a nosotros excepto en el pecado" (Gaudium et spes, 22).

Por tanto, apunta el Papa, la finalidad de Jesús al hacerse pobre de esta manera, no es la pobreza en sí misma, sino "una síntesis de la lógica de Dios, la lógica del amor, la lógica de la Encarnación y de la Cruz".

¿En que consiste la pobreza de Cristo?

La gracia de Cristo –su amor gratuito que nos salva–, señala Francisco, consiste en esto, que quiso hacerse uno de nosotros, en todo menos en el pecado, precisamente para cargar con el peso de nuestros pecados. "Ese es el camino que eligió para consolarnos, salvarnos, liberarnos de nuestra miseria". Y es sorprendente que Cristo nos haya salvado y liberado no por medio de su riqueza y su poder divinos, sino de esta manera, porque su mayor riqueza es su amor por su Padre y por nosotros; eso es lo que nos ha dado a compartir, esa es la gracia maravillosa que nos ofrece.

¿En qué consiste entonces esta pobreza de Cristo?, se pregunta de nuevo el Papa, y responde: sobre todo consiste en este modo de amarnos, de estar cerca de nosotros, como buen samaritano (cfr. Lc 10,25ss). "Lo que nos da verdadera libertad, verdadera salvación y verdadera felicidad es su amor lleno de compasión, de ternura, que quiere compartir con nosotros".

Con otras palabras: "La pobreza de Cristo, que nos enriquece, consiste en que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia infinita de Dios". Y así Jesús nos invita "a compartir con Él su espíritu filial y fraterno, a convertirnos en hijos en el Hijo, hermanos en el Hermano Primogénito (cfr. Rm 8,29)".

Desde ahí concluye Francisco este primer punto: "Se ha dicho que la única verdadera tristeza es no ser santos (L. Bloy); podríamos decir también que hay una única verdadera miseria: no vivir como hijos de Dios y hermanos de Cristo".

Llamados a buscar a los pobres y a los pecadores

Pasando a nuestra situación escribe el Papa: cabría pensar que esa fue la pobreza de Cristo, pero ahora nosotros hemos de hacerlo con medios humanos. Y no es así, porque "Dios sigue salvando a los hombres y salvando al mundo mediante la pobreza de Cristo, que se hace pobre en los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un pueblo de pobres". "La riqueza de Dios –agrega– no puede pasar a través de nuestra riqueza, sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo". ¿Cómo hacer esto?

Los cristianos, propone Francisco, estamos llamados a aliviar la miseria –pobreza sin confianza, sin solidaridad y sin esperanza– de nuestros hermanos. Y distingue tres tipos de miseria:

a) La miseria material, que habitualmente llamamos pobreza y afecta a los que viven en condiciones indignas de la persona humana. En los pobres y necesitados vemos a Cristo y en ellos le amamos y servimos, procurando además combatir las causas de la miseria. Y detalla: "Cuando el poder, el lujo y el dinero se convierten en ídolos, se anteponen a la exigencia de una distribución justa de las riquezas". "Por tanto –deduce–, es necesario que las conciencias se conviertan a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir".

b) La miseria moral, "que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado"; y esto incluye la esclavitud de las drogas, el alcohol, el juego o la pornografía. Muchas personas han llegado a vivir esta miseria "por condiciones sociales injustas, por falta de un trabajo, lo que les priva de la dignidad que da llevar el pan a casa, por falta de igualdad respecto de los derechos a la educación y la salud".

c) La miseria espiritual que suele asociarse a la anterior, "nos llega cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor". Pero esto nos aboca al fracaso, porque solamente en Dios está la verdadera salvación y la liberación. "En cada ambiente –nos recuerda el Papa– el cristiano está llamado a llevar el anuncio liberador de que existe el perdón del mal cometido, que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente siempre, y que estamos hechos para la comunión y la vida eterna".

Por tanto estamos a llamados a anunciar esta alegría de la salvación traída por Cristo, para dar esperanza a tantos que están sumidos en el vacío. "Se trata –propone Francisco– de seguir e imitar a Jesús, que fue en busca de los pobres y los pecadores como el pastor con la oveja perdida, y lo hizo lleno de amor. Unidos a Él, podemos abrir con valentía nuevos caminos de evangelización y promoción humana".

Testimoniar la misericordia

En suma, esta es la manera de actuar de los cristianos, con el mismo "estilo de Dios", imitando a Cristo y unidos a Él, configurados con Él. Así, sobre la base de la Palabra de Dios y de los sacramentos, Cristo sigue haciéndose pobre también a través de los cristianos. La condición es que encuentre "a toda la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de dar testimonio, a cuantos viven en la miseria material, moral y espiritual, del mensaje evangélico, que se resume en el anuncio del amor del Padre misericordioso, dispuesto a abrazar en Cristo a cada persona". Cabría añadir: no se trata de no contar con los medios humanos en absoluto –Cristo también los empleó–, sino de no aferrarnos a ellos como "medio de salvación" para nosotros o para otros; pues lo único que salva es acoger y participar el amor de Dios.

Todo ello, particularmente en Cuaresma, tiene manifestaciones bien patentes: "Nos vendrá bien preguntarnos de qué nos podemos privar para ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un desprendimiento sin esa dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele". La misericordia es el estilo de Dios y, por tanto, también del Espíritu Santo en nosotros.
camineo.info

Esta noticia se publicó a las 0:11 25-03-2014 (hace 12 horas) y proviene de la página camineo.info. Puedes seguir las respuestas a esta noticia en el feed RSS 2.0. Deja tu comentario abajo.


NOTA BLOGUERA:
No es que se hiciera uno "de nosotros", es que se hizo uno CON nosotros, convirtiéndonos a través de su Palabra en verdaderos Hijos de Dios, a su mismo nivel gracias a El. Este es el gran misterio, que nos transforma en auténticos HIJOS DE DIOS, POR EL ESPÍRITU SANTO QUE NOS HA SIDO DADO y todo gracias a Jesucristo, a El todo el honor, la gloria y la alabanza por los siglos de los siglos.

stagduran
Enviado desde mi iPad

El Padre Nuestro

Photobucket

ORACIONES DIARIAS

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

EL COMBATE ESPIRITUAL


Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIÓN CONTRA LUCIFER

Photobucket Photobucket