miércoles, 3 de septiembre de 2014

Exorcismo en Cochabamba: una mujer de campo boliviana maldice en latín y arameo; lo recoge la prensa - ReL

Exorcismo en Cochabamba: una mujer de campo boliviana maldice en latín y arameo; lo recoge la prensa - ReL

Exorcismo en Cochabamba: una mujer de campo boliviana maldice en latín y arameo; lo recoge la prensa

El diario La Razón, de Bolivia, presenció una sesión de exorcismo en una capilla de Cochabamba. Magdalena, una boliviana de 37 años, siente influencia del demonio en su cuerpo desde hace siete años.

El padre Miguel Manzanera tiene el permiso del Arzobispado de Cochabamba para exorcizar. En 36 años ha conjurado demonios en al menos 20 personas

De repente Magdalena encorva su cuerpo y cambia su voz. Habla en latín y arameo para maldecir. El padre Miguel reza, le echa el agua bendita y le acerca la cruz, pero todo eso la enfurece. Éste es el clímax del exorcismo: Dios luchando contra el demonio.

"Te exorcizo a ti, espíritu inmundo; tú que eres un maligno. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo (hace la señal de la cruz en la frente de Magdalena) te ordeno que te marches (…). Señor Dios, bondadoso y misericordioso, bendice a esta mujer, que en tu nombre vamos a darle esta agua santa para liberarla", reza el padre Miguel Manzanera al echar el agua bendita sobre la mujer.

Al sentir el agua, ella gruñe muy fuerte y su voz se parece a la de un hombre. Empieza a gemir y a maldecir en latín y arameo, como describe el sacerdote. Pero Magdalena, una mujer humilde de 37 años que vive en el área rural, desconoce en su lucidez ambos idiomas.

Éste es el primer exorcismo que presencia un medio impreso en el país. La capilla del Arzobispado de Cochabamba es el sitio del ritual.

Después del Concilio Vaticano II (1962-1965), una asamblea católica mundial, el dogma de la existencia del diablo pasó a ser "parte vergonzosa de la doctrina", por lo que muchos creyentes lo ignoraron. Sin embargo, por primera vez, el Vaticano reconoció el 13 de junio de este año a la Asociación Internacional de Exorcistas (AIE).

El sacerdote cuenta previamente que el arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, le autorizó exorcizar a dos personas ante la necesidad de su situación.

Una de ellas es Magdalena, quien tras mucha insistencia se presta a la producción fotográfica para La Razón, aunque todo da un giro real cuando el agua bendita toca su cuerpo.

-"Belcebú, sal fuera, sal fuera. ¿Cuándo vas a salir?", arenga el cura, que lleva un traje blanco (alba) y una estola morada.

-"Somos muchos", dice ella con una voz más suave que la del principio. La mujer baja los brazos y aprieta fuerte el reclinatorio en el que se postra. Se desvanece, tose y vomita, pero luego reacciona; mira fijamente al padre y le agrede.

-"Cállate, maligno, cállate", le recrimina el hombre de la cruz.



El padre Miguel Manzanera, español, es responsable de la Comisión de Doctrina y Fe de la Conferencia Episcopal Boliviana y vicario judicial del Arzobispado de Cochabamba... y exorcista cuando un caso lo requiere

La poseída tiene en frente tres imágenes diferentes de Jesucristo, a las que mira con rencor mientras mueve la cabeza de un lado a otro. El sacerdote sigue rezando e "interrogando" a los demonios.

Al fondo de la pequeña capilla se escuchan oraciones en voz baja: la tía, Nancy, la acompaña y llora al verla así.

Media hora antes del ritual, Magdalena saludaba al equipo de este rotativo con una sonrisa; se muestra amable y carismática. Al preguntarle sobre su situación, su semblante cambia y hace un gesto que hasta parece de vergüenza. "Tengo una influencia demoniaca desde que era una niña. La gente lo hizo por venganza contra mi papá; yo era su preferida", cuenta.

El padre Miguel llegó al país hace dos semanas de Europa, tras una ausencia de medio año, aunque mantuvo contacto con este diario desde hace dos meses para abordar esta crónica. Entonces, Magdalena fue ansiosa en su búsqueda porque —asegura— es el único que le ofrece paz desde hace dos años con estos rituales.

Ella llega a la capilla con un bolso, saluda y abraza al cura. Saca una botella de agua y sal para que sean convertidas en agua bendita, luego una cruz que lleva consigo.



Capilla del arzobispado de Cochabamba, con Magdalena y el padre Miguel

El religioso lleva más de 15 minutos, con un crucifijo y un manual de oraciones, luchando en la capilla contra el ser maligno en la mujer. Un llanto incontenible invade a la poseída y lanza más insultos, esta vez contra la Virgen María: "¡Maldita mujer, maldita!". Enseguida, él invoca a los santos católicos para pedir su ayuda espiritual contra Satanás.

-"Su madre no es una santa", dice ella con una voz extraña.

-"¿A cuál madre te refieres?", replica el exorcista.

-"Esa vieja rezadora, esa maldita", contesta. El agua bendita toca nuevamente su cuerpo y se oye un grito con llanto: "¡Me quema, me quema, ya no más!".

-"Aquí nos vamos a quedar" es la respuesta que el padre recibe tras 24 minutos de exorcismo; pero no se da por vencido y le ordena besar el crucifijo, la mujer se rehusa. La estola morada es puesta en la cabeza de la poseída y esta vez sí consigue el beso en la cruz, el signo bendito más fuerte.

De repente, en el ambiente ya no se escuchan las maldiciones y el exorcista hace su última frase del ritual. "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén".

Magdalena termina desvanecida en el reclinatorio y tras unos minutos se levanta y vuelve a ser la amable mujer del principio, y no recuerda absolutamente nada de lo que le acaba de suceder.

Expresa que empezó a sentir las manifestaciones desde hace siete años, cuando se deprimía sin razón alguna, y poco tiempo después le entraba la ansiedad y pensamientos demasiado obsesivos.

Cuenta que con mucha reserva acude ante su exorcista una vez por mes o cada seis semanas.

Contadas personas en su familia conocen lo que le ocurre, una de las razones por las que se niega a las fotografías, en un principio. A ello, se suma el temor al rechazo de su entorno, pues ve difícil que alguien ajeno la comprenda.

Al preguntarle cómo se siente después del ritual, asegura que mejor espiritualmente, aunque físicamente con dolor.

"Después de cada exorcismo vuelve la paz y la calma, pero físicamente siento como si me hubieran dado una paliza, porque me duele todo".

El padre Miguel comenta que es muy difícil expulsar a los demonios porque —en su experiencia— "se agarran a la gente", y que a veces las luchas con los espíritus malignos duran años.

Durante sus 36 años en el país, al menos 20 personas pasaron voluntariamente por su exorcismo. A todo ello se suman los llamados que recibe de autoridades y de familiares para ayudar a resolver casos de asesinatos, que son cometidos por individuos supuestamente poseídos por el diablo.

De origen español, Miguel Manzanera es responsable de la Comisión de Doctrina y Fe de la Conferencia Episcopal Boliviana y vicario judicial del Arzobispado de Cochabamba. Le derivan todo lo referente a casos de exorcismo en el país.

"Puedo dar fe de que estas personas cuentan cosas espantosas, sienten ruidos, les caen objetos, que hay alguien a su lado que los ataca. He tenido varios casos y los he atendido con cierto éxito", cuenta.

Recuerda el caso de una doctora de La Paz a quien —dice— el diablo le tocaba el hombro para decirle "te he encontrado de nuevo". "El demonio la hacía pelear con su marido, otro católico, al punto de que en una ocasión casi se matan con cuchillos".

Pero el caso más violento fue el de una joven que llegó con su papá a pedir ayuda al cura. Su agresividad era tal que tuvieron que sujetarla; ella no paraba de decir con una voz masculina que su padre vivía debajo de la tierra.

Tras la historia, La Razón deja a solas al religioso y a Magdalena. Tienen mucho que hablar.

La Conferencia Episcopal Boliviana asegura que un obispo tiene la tarea de asignar a un sacerdote. En el mundo existen cerca de 250 sacerdotes reconocidos por el Vaticano como exorcistas oficiales, quienes están presentes en una treintena de países, pero Bolivia aún no tiene uno de manera oficial.

"En Bolivia no conozco a un sacerdote que tenga autorización plena para exorcizar. La Iglesia debería tener más conciencia de la necesidad de formarlos. Es un problema real que no se puede ocultar", expresa el padre Miguel Manzanera, de la Comisión de Doctrina de Fe de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

La Asociación Internacional de Exorcistas (AIE) fue reconocida, mediante decreto, el 13 de junio de este año por la Congregación para el Clero, encargada en el Vaticano de supervisar temas relacionados a sacerdote y diáconos que no pertenecen a órdenes religiosas.

El grupo está conformado por cerca de 250 sacerdotes, que ahora cuentan con personalidad jurídica de asociación internacional de fieles. Ellos estan dispersos en 30 países, pero ninguno en Bolivia.

"Mi caso es a medias porque solo estoy autorizado para exorcizar a algunos. Muchas veces vienen personas y hay que atenderlas", señala el religioso, que realizó un curso de exorcismo durante su formación como cura.

Antes del Concilio Vaticano II, las personas que se ordenaban como curas recibían un curso de exorcismo, una formación que fue eliminada en la actualidad.

Al respecto, el secretario general de la CEB, monseñor Eugenio Scarpellini, explica que es tarea de cada obispo de las jurisdicciones eclesiásticas prever el nombramiento de un sacerdote que esté habilitado para tal servicio pastoral, y que no es necesario un reconocimiento de la Santa Sede.

Para Manzanera, este tema aún no recibe la importancia que merece porque —considera— se pretende ocultar un poco la existencia del diablo, al punto de que actualmente muchos ya no creen en él, incluidos algunos curas. "No olvidemos que el papa Francisco habla del demonio y ha comentado en varias ocasiones que tenemos que defendernos de él".

Después del reconocimiento de la AIE, las iglesias de varios países ahondaron en este tema. Por ejemplo, Chile nombró en abril a su primer sacerdote exorcista, mediante decreto. En julio, en México se dio un curso de exorcismo a 40 obispos, y en Madrid (España) se fundó incluso una escuela para que los curas aprendan el ritual.

Scarpellini expresa que el tema es muy sensible y crea emoción en la población creyente. "La Iglesia Católica reconoce la presencia del mal en el mundo y en la persona, al punto de que puede alterarle la vida y su equilibrio. Al mismo tiempo no todos los casos que la gente juzga como posesión del demonio lo son realmente, pues existe otra explicación de carácter científico".

El padre Miguel Manzanera señala que la mayoría de los conjuros se realiza en mujeres. Aunque desconoce con precisión las causas, considera que puede influir la debilidad psicológica. Especialistas en psicología lo atribuyen a la vulnerabilidad anímica.

"La mayoría de los casos que he atendido son mujeres. En general, suelen ser mujeres. Pero exactamente no sé explicar por qué. Es un dato muy curioso y posiblemente se deba a que ellas son más débiles psicológicamente hablando", comenta el religioso.

Menciona que en la Biblia aparece la figura de Eva, que fue la primera que desobedeció a Dios. "Es posible que tenga que ver algo con eso, que la mujer tiene la capacidad de seducir al marido".

Para el psicólogo Gustavo Mejía, este aspecto puede deberse a que ellas son más emocionales que los hombres. "Todo el pensamiento negativo afecta más a una persona desde la perspectiva de las emociones. Deduzco que se da en mujeres por esta causa".

Su colega Katia Oporto considera que tiene una relación con la parte hormonal de la mujer, que la afecta más en periodos menstruales y en cambios del ciclo de la luna. "Son condiciones emocionales con las cuales la mujer suele tender a padecer estos ataques y más si hay influencia religiosa".

Ricardo López, también psicólogo, dice que en el último manual de diagnóstico psiquiátrico la influencia del demonio fue incorporada a los trastornos disociativos (problemas de identidad). "La posesión de demonio en el cuerpo de alguien es un trastorno mental".

Publicado en La-Razon.com (Bolivia) el 31 de agosto de 2014; en el diario boliviano se pueden escuchar 9 minutos de audio del exorcismo, con gritos e invocaciones




stagduran
Enviado desde mi iPad

lunes, 1 de septiembre de 2014

El Hijo Pródigo

El hijo perdido y el hijo fiel: El hijo pródigo.
LA MISERICORDIA DE DIOS

11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos.12 El menor de ellos dijo al padre: `Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.' Y él les repartió la hacienda.13 Pocos días después, el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano, donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
14 «Cuando se lo había gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país y comenzó a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. 16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pues nadie le daba nada. 17 Y entrando en sí mismo, dijo: `¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! 18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. 19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.' 20 Y, levantándose, partió hacia su padre.
«Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. 21 El hijo le dijo: `Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.' 22 Pero el padre dijo a sus siervos: `Daos prisa; traed el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en la mano y unas sandalias en los pies. 23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, 24 porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida; se había perdido y ha sido hallado.' Y comenzaron la fiesta.
25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; 26 y, llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Él le dijo: `Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.' 28 Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre y le rogaba. 29 Pero él replicó a su padre: `Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; 30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!'
31 «Pero él le dijo: `Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; 32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido hallado.'»

Parábola del hijo pródigo


Murillo, El retorno del hijo pródigo, Washington D.C., National Gallery of Art.
La parábola del hijo pródigo es el término popular que describe a una de las parábolas de Jesús de Nazaret recogida en el Nuevo Testamento, específicamente en el evangelio según San Lucas, capítulo 15, versículos del 11 al 32.
Índice
  [ocultar]
1 Sentido de la Parábola
2 Personajes de la Parábola
2.1 Hijo pródigo
2.2 Padre misericordioso
2.3 Primogénito
3 Enseñanza fundamental
4 Punto de Vista Judío Nazareno
5 En las artes
5.1 Artes plásticas
5.2 Artes escénicas
5.3 Literatura
6 Texto bíblico
7 Bibliografía
8 Enlaces externos
Sentido de la Parábola[editar]
Esta parábola, como muchas otras de Jesús (Véase: Parábola del fariseo y el publicano) se enmarca como respuesta a una crítica de los fariseos y los escribas, expertos judíos en la Ley mosaica, que estos le propinaban por andar y compartir en presencia de pecadores. La parábola fundamentalmente recalca lamisericordia de Dios hacia los pecadores arrepentidos y su alegría ante la conversión de los descarriados; esto ha llevado a muchos teólogos y expertos bíblicos a pensar que el nombre de la parábola debería ser “el padre misericordioso”, en lugar de “el hijo pródigo”. En efecto el enfoque de la parábola no es el hijo joven, rebelde y luego arrepentido, sino el padre que espera y corre para dar la bienvenida al hogar a su hijo. El mensaje teológico que brinda esta parábola constituye la cimentación de la prédica de Cristo, siempre guiada a la conversión de los pecadores, al perdón de los pecados y al rechazo a los formalismos que apartan al creyente de la verdadera fe y misericordia.
Personajes de la Parábola[editar]
Hijo pródigo[editar]
Es sobre quien gira la historia aparente, pues es quien hila las tres escenas de esta, el pecado, el arrepentimiento y el perdón. Representa a la humanidad pecadora y descarriada que se ha olvidado de Dios. Su entrada comienza informándonos que es el menor de dos hermanos y que le pide al padre su parte de la herencia. Teológicamente podría interpretarse a dicha herencia como los dones y gracias que Dios pone en cada uno de nosotros, por lo que la escena rememora el Jardín de Edén en el momento de la caída en el pecado; el hijo exige su libertad para usarla fuera de la voluntad de su padre. Posteriormente se señala que malgasta esa herencia viviendo como un libertino, o sea su pecado no está tanto en la reclamación de su libertad como en la utilización descarriada de la misma que lo lleva al fracaso. Otro factor a tener en cuenta es que, para la comunidad Judía de ese tiempo, el cerdo era un animal abominable tal como se describe en la ley de Moisés (Lv 11.7), ni aún se podía criar, esto enseña que el pecado y la vida de libertinaje lleva al hijo pródigo, en un acto desesperado, a cometer un acto abominable y como consecuencia, empeora más su situación.
Esta parábola describe posteriormente la escena del arrepentimiento. Tras la vida de derroche y libertinaje, el hijo cae en la miseria y reflexiona acerca de su provecho personal y cae en cuenta que le traerá mayor bienestar regresar donde el padre que seguir por su cuenta. Aquí hay varios aspectos muy interesantes desde una perspectiva teológica, en primer lugar refleja que las desgracias que provoca el pecado no son castigos divinos sino resultado de las malas acciones que siempre acaban mal, por otro lado refleja una actitud interesada en la conversión, es decir se arrepiente racionalmente y no sentimentalmente, va buscando un provecho personal y no la santidad en sí, de ahí que prepare una disculpa para el padre en la que le pida que lo acepte como trabajador. Parte de regreso a casa de su padre y encuentra en este un perdón incondicional. Se puede decir que su verdadera conversión, el arrepentimiento real, ocurre en este momento pues ve en la actitud del padre desinterés y amor, principales características de una verdadera conversión. Esta conversión ocurre al acudir a Dios y al arrepentirnos de las malas acciones de nuestra vida.
Padre misericordioso[editar]

Regreso del hijo pródigo (Leonello Spada, museo del Louvre)
Este es verdaderamente el personaje central de la parábola. Representa a Dios Padre y fundamentalmente su atributo de misericordia. Desde el comienzo de la parábola se nos lanza una enseñanza, el padre tenía dos hijos. Aquí los dos hijos representan a la humanidad entera, uno a los pecadores que se alejan de la voluntad del Padre y el otro a los que se someten a esta, pero ambos son merecedores de la herencia paterna. El padre respeta y acepta la determinación que su hijo toma por su libre albedrío, le reparte su herencia y lo deja marcharse. Esta imagen nos presenta a un Dios que no es ni dictador, ni prepotente, que nos muestra el camino, nos da su heredad pero nos deja libres para que escojamos nuestro destino.
La otra aparición del padre es la manifestación de su plena misericordia. Al ver a su hijo que regresa sale a buscarlo corriendo y antes de que diga palabra alguna lo abraza y lo besa. En esta imagen se explica como Dios, incluso sabiendo que la conversión no es completa y que puede haber un trasfondo, sale en busca de aquel que lo necesita y lo llama, aceptándolo sin reprocharle su descarrío ni su indiferencia anterior. Por otra parte en su diálogo con su primogénito se transluce cómo Dios no descuida a aquellos que lo han seguido justamente y cómo ante el pecado de los justos su reclamo es tierno pero firme.
Primogénito[editar]
El primogénito es el personaje que menos participa en la parábola. Representa a los justos y fieles hijos de Dios, que se someten a la voluntad del Padre. El verdadero sentido de este personaje es mostrarnos como los fieles de Dios también caen en el pecado, en este caso la soberbia, y representa muy bien a los fariseos y escribas a los que Jesús le hablaba. Al reprocharle al padre lo que le hace a su hermano en comparación con lo que ha hecho por él se muestra que también en su fe su obediencia existía un móvil interesado.
Enseñanza fundamental[editar]
Esta parábola transmite una enseñanza tanto para los fariseos y escribas como para los pecadores y publicanos. Hoy en día puede decirse que sirve de enseñanza para los fieles cristianos y para el resto de las personas. A los primeros les muestra su debilidad ante la tentación. Indica que el pecado de soberbia puede alojarse fácilmente en ellos por profesar una fe, al mismo tiempo transluce que la fe cristiana no consiste solamente en participar en ritos y liturgias sino en practicar la misericordia y no juzgar a los demás. En relación a los segundos consiste en una invitación a la conversión. Así se les muestra las terribles consecuencias delpecado y de las malas acciones, la importancia de un verdadero arrepentimiento y la misericordia de Dios que todo lo perdona.
Punto de Vista Judío Nazareno[editar]
Dentro del judaísmo nazareno esta parábola o midrash cobra un cariz totalmente diferente al tradicional. La parábola ha sido vista como el retorno de la Casa de Efraím, las Diez Tribus perdidas de Israel, y su final unión a la Casa de Judá. Inclusive ha sido preservado con un nombre distinto: El Midrash del “Amor del Padre”, puesto que el personaje central de la narrativa no es el hijo necio sino el padre amoroso (Lc. 15:11 - 32). El análisis textual de este bellísimo Midrash, de acuerdo a la teología judía nazarena es trascendental para entender el futuro retorno de la Casa de Efraím:
Pasukim o versos 11 - 12:
11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos.12 El menor de ellos dijo al padre: `Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.' Y él les repartió la hacienda.
La historia inicia diciendo que un hombre tenía dos hijos. En los profetas estos dos hermanos son descritos como hijas o hermanas (Jer. 3). El mayor quien representa a la Casa de Judá, y el menor quien toma la imagen de la casa de Efraím. Este último pidió a su padre la parte de la herencia que le correspondía. De acuerdo al Talmud había dos formas de transmitir los bienes: Por testamento tras el deceso del padre, y por donación en vida. En el segundo caso, el hijo recibe la herencia pero no los intereses o su usufructo. En caso de venta, el comprador no podía tomar posesión del inmueble hasta que el padre había fallecido. Lo sorprendente de esta narrativa; y sin duda causó desasosiego en los que escucharon este Midrash de labios de Yahushúa ben David fue que el hijo menor se atreviera a pedir el control completo de la herencia, dejando a su padre desprotegido (Os. 11:1 - 3). El hijo mayor también recibió sus bienes en donación, la doble porción del primogénito, pero su ambición no le llevó a los extremos del hijo menor (Os. 6:4).
Pasuk o verso 13:
13 Pocos días después, el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano, donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
El hijo menor vendió todo y con el dinero emigró a una provincia lejana del Imperio Romano donde vivió perdidamente. En otras palabras se asimiló en la población gentil (Os. 7:8 - 11).
Pasukim 14 y 15:
14 «Cuando se lo había gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país y comenzó a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos.
Tras haber agotado sus recursos, sin amigos ni consuelo decidió tomar un trabajo que acarreaba maldición, cuidando una piara de cerdos (Os. 5:11; 13:15).
Pasuk 16:
16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pues nadie le daba nada.
Su hambre era tan acuciante que hubiera querido comer el pienso de los animales, pero nadie se lo daba (Os. 9:3). En breves palabras Yahushúa Rabenu reflejó la dura realidad de la asimilación y el exilio, donde el judío se veía (y se ve en la actualidad) forzado a comprometer sus principios religiosos para sobrevivir. El hecho que el hijo menor cuidara animales impuros (Lv. 11:7), y no pudiera guardar el Shabat o alguna otra de las solemnidades lo abismó en la apostasía (Éx. 20: 8 - 11; Lv. 23).
Pasuk 17:
 17 Y entrando en sí mismo, dijo: `¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre!
Entonces se “volvió hacia sí”, כְּשֶׁעָשָׂה חֶשְׁבּוֹן נֶפֶשׁ esta es una expresión hebrea que significa “hacer penitencia”. Arrepentirse en polvo y ceniza (Os. 14:1 - 2, 8).
Pasukim 18 y 19:
18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. 19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.' 20 Y, levantándose, partió hacia su padre.
Y se puso en marcha mientras elaboraba su petición de perdón. No tenía esperanzas de ser recibido como hijo, dado que ya no tenía ningún derecho para un techo, vestido o comida, solamente anhelaba ser recibido como jornalero y ganarse su sustento (Os. 12:14).
Pasuk 20:
20 Y, levantándose, partió hacia su padre.«Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.
Cuando su padre lo avistó a lo lejos no esperó a recibirlo, corrió hacia él y lo besó largamente como señal de perdón (compárese con 2º S. 14:33). Para el mesoriental de edad madura de aquellos lejanos días correr aun cuando había prisa era considerado un acto desacostumbrado y poco digno. Que el padre del relato no se hubiera molestado en guardar las apariencias indicó a los oyentes del Midrash cuánto amaba a su hijo perdido (Jer. 31:200.
Pasuk 21:
21 El hijo le dijo: `Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.'
Rápidamente, el hijo dio inicio su petición de perdón pero jamás llegó decir “hazme como uno de tus jornaleros” porque su padre ya había dado tres órdenes a sus siervos semejantes a las que dio el faraón para elevar a Yoséf ha Tzadik a la dignidad de virrey (Gn. 41:42). “Poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta”.
Pasuk 22:
22 Pero el padre dijo a sus siervos: `Daos prisa; traed el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en la mano y unas sandalias en los pies.
“Sacad el mejor vestido, y vestidle”. Un vestido de fiesta confeccionado con una tela preciosa, elevando a su vástago al nivel de un invitado de honor (Is. 61:10). En el antiguo oriente no eran conocidas las condecoraciones o medallas, si se deseaba honrar a alguien se le daba una ropa lujosa (compárese Gn. 37:3; Rev. 19:8). “Y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies”. Un anillo y calzado. El anillo era en realidad un sello con el nombre familiar que se empleaba para firmar documentos legales (compárese con Hag. 2:23), mientras que el calzado era para indicar que ya no era más un esclavo o un sirviente.
Pasuk 23:
23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,
“Y traed el becerro engordado y matadlo, y comamos y hagamos fiesta”. Por lo general las familias judías comían carne en los días de fiesta como Shabat o Sukot si lo permitía el presupuesto familiar; pero si su situación era económicamente estrecha se optaba con cebar algún cordero, cabra o carnero para ocasiones especiales. En este caso se sacrificó el becerro cebado de la familia para hacer un banquete de honor y una fiesta con música, palmadas, gritos de júbilo y danzas de varones (Jer. 31:4; Sal. 149:3).
Pasuk 24:
24 porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida; se había perdido y ha sido hallado.' Y comenzaron la fiesta.
 El padre introdujo en su casa al hijo perdido y explicó su alegría a los miembros de la familia e invitados en los siguientes términos: “Porque mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado”. Hay dos imágenes muy importantes en este pasaje: La resurrección de los muertos en las palabras “muerto era, y ha revivido” y la reunión de los exiliados de los cuatro puntos de la tierra en la expresión “perdido, y es hallado” (Ez. 37:1 - 14; Jer. 31:3 - 14; 33:14; 3:18). El paralelismo con las profecías de las dos casas es notable.
Pasukim 25 - 32:
25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; 26 y, llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Él le dijo: `Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.' 28 Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre y le rogaba. 29 Pero él replicó a su padre: `Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; 30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!'
31 «Pero él le dijo: `Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; 32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido hallado.'»
Cuando llegó del campo el hijo mayor, el cual representa a la Casa de Judá, rehusó a unirse a la fiesta y dar la bienvenida a su hermano menor. Ante las circunstancias, el padre tuvo que salir fuera a hablarle amistosamente. Sin embargo, el hijo mayor cegado por los celos llegó al extremo de reprochar a su padre y censurar a su hermano, a quien niega todo parentesco aplicándole públicamente la palabra “este” en tono despectivo y “tu hijo” en lugar de “mi hermano” (Ro. 11:11). Con estas palabras casi lapidarias el Mesías revela una dolorosa situación para los tiempos de la restauración: El duro rechazo de la Casa de Judá hacia sus hermanos de la Casa de Efraím que vuelven de las naciones sin medios ni formas de comprobar su judaidad. Rechazados por los gentiles por juzgarlos demasiado judíos, y despreciados por los hebreos por considerarlos demasiado gentiles. Sombras desconocidas que serán leyenda. Pese a ello, la Casa de Efraím vuelve llevando dentro de su ser un alma judía que ama al Todopoderoso, a la nación de Israel, a la Ley de Moshé y a su Mesías.”1
Volver arriba
↑ Francisco Martinez (2012). La Salvación viene de Los Judíos. Palibrio. pp. 186 – 189. ISBN 978-1-4633-1696-9.
En las artes[editar]
Artes plásticas[editar]

El retorno del hijo pródigo de Rembrandt.
De las parábolas de los Evangelios esta es una de las cuatro más representadas en el arte medieval, junto con las delas diez virgenes, la del rico y Lázaro y la del Buen Samaritano. En el Renacimiento son representadas diversas escenas de la parábola –la exigencia de la partición de la herencia, trabajando con los cerdos, y el regreso-, el Hijo Pródigo se convirtió en el tema clásico. Albrecht Dürer hizo un grabado a buril del Hijo Pródigo en medio de los cerdos (1496), un tema popular en el Renacimiento flamenco y holandés, y Rembrandt bosquejó la parábola varias veces, en pinturas y grabados; El retorno del hijo pródigo (1662, Museo del Hermitage, San Petersburgo) es uno de sus trabajos más sobresalientes.
Artes escénicas[editar]
En el siglo XV y XVI el tema tratado hasta la saciedad en el teatro isabelino como alegoría de la moral inglesa.
Las adaptaciones al ballet incluyen en 1929 la coreografía de George Balanchine sobre la música de Sergéi Prokófiev y libreto de Borís Kojno; y un oratorio de Arthur Sullivan.
En el cine muchas de las adaptaciones sumaron escenas al material bíblico para la representación de la historia; por ejemplo, la película El Pródigo de 1955 hizo aportes considerables, como añadir a una tentadora sacerdotisa de Astartéen la historia.
Literatura[editar]
Quizá el tributo literario más profundo para esta parábola es el libro “El retorno del Hijo Pródigo, un regreso a casa” del teólogo holandés Henri Nouwen escrito en 1992, en cual se describe su viaje espiritual, está inspirado en la pintura de Rembrandt “Retorno del Hijo Pródigo”.
Texto bíblico[editar]
El texto de la parábola, según aparece en la Biblia cristiana, en el Evangelio de San Lucas Capítulo XV, versículos 1 al 3 y 11 al 32 es el siguiente:
En aquel tiempo, se acercaban a Jesús todos los publicanos y los pecadores para oírle. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Éste acoge a los pecadores y come con ellos.
Jesús les dijo esta parábola: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde." Y él les repartió la herencia. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su herencia viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros." Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo." Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado". Y comenzaron la fiesta. Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano." El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: "Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu herencia con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!" Pero él le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."
Lucas, 15, 1-3.11-32.
Bibliografía[editar]
Nouwen, Henri J. M. (2002). El regreso del hijo pródigo: meditaciones ante un cuadro de Rembrandt. Promoción Popular Cristiana. ISBN 978-84-288-1151-4.
Enlaces externos[editar]
La parábola del hijo pródigo, en catholic.net
La parábola del hijo pródigo, en The Carmelite Website
Meditaciones sobre la parábola del hijo pródigo, por Anthony Bloom, en Mercabá
Interpretación de la parábola del hijo pródigo, en página web del Opus Dei
Estudio comparativo de los personajes de la Parábola del hijo pródigo
Música Parábolas de Jesús


Se puede añadir que perdidos los dones que habíamos recibido por nuestra separación de Dios, el lugar que antes era ocupado por nuestro Padre Celestial, ahora lo quieren ocupar otras fuerzas espirituales malignas y esos dones fruto del Espíritu se convierten en depresión, ansiedad, desesperanza, angustia, miedos, enfermedades neurológica, mentales, físicas, etc. que pueden dar paso a la posesión diabólica llenándose nuestra casa de cerdos (demonios inmundos).
Para salir de esta situación es necesario volverse hacia el Sumo Creador e ir derechos hacia Dios y El que sale todos los días, cuando nos divise a lo lejos, saldrá a nuestro encuentro por medio de Jesucristo (Nadie viene a mi si mi Padre no le atrae) para darnos su abrazo, sus besos y festejar en el cielo nuestro regreso a la casa del Padre.

domingo, 27 de julio de 2014

¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 35. 37-39

Hermanos:
¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo? ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?
Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.


stagduran
Enviado desde mi iPad

sábado, 26 de julio de 2014

Algunos Trabajos de brujería

Aunque en pleno siglo XXI, la ciencia ha refutado muchos de los mitos culturales que existieron, la magia y la superstición siguen dominando muchas culturas, pueblos y sociedades. La práctica de la brujería, que en diversos países tiene variadas modalidades, sigue siendo común. Tanto así, que es cosa corriente encontrar anuncios de especialistas en el tema, lo mismo que tutoriales en Internet.
Aunque no crean en la brujería, puedan satisfacer su curiosidad con los "trabajos" o prácticas más pesadas y dañinas que comunidades cristianas y portales dedicados al esoterismo han recopilado y que están en el imaginario popular.
Salación: Creencia relacionada con el "mal de ojo", mito sobre el que Enrique de Villena escribió en 1425. La sal siempre ha sido un elemento usado para rituales mágicos, y en el pasado se usaba para obtener protección. Este trabajo incluye poner huevos con sal en los lugares donde el individuo se desenvuelve. La persona sufrirá accidentes y calamidades.

Entierros: Es común verles en cementerios. Consiste en anudar muñecos que simbolizan a la persona y, dependiendo del mal que se le quiera hacer, ciertos espíritus son invocados para que la "víctima" se autodestruya lentamente. Se usan fluidos corporales y otros tipos de materia orgánica en el proceso.

Amarre o endulzamiento: Suelen "diferenciarse" los dos conceptos, pero tienen el mismo fin: hacer que alguien se enamore del que hechiza. Se invoca un espíritu utilizando una foto o una prenda de la "víctima". El riesgo es que ésta puede terminar destruida, lo mismo que la persona que hizo el hechizo.

 Vudú: Religión animista de origen africano, popular sobre todo en Haití. De esta también salió la santería brasileña. En la cultura popular se le conoce por el poder atribuido de resucitar a los muertos y de controlarlos a voluntad (zombis), o de clavar agujas en muñecos que representan el espíritu de la “víctima”.
Supuestamente, cada alfiler que se clave, atormentará a la persona con atroces dolores. En un artículo relatado por el periodista de viajes Carlos Mesa, este describió cómo se untaba a los muñecos con sangre de cerdo y se pinchaba y enterraba al muñeco. La “víctima” de este trabajo, según relató el brujo, muere a los 9 meses.

Sacrificios: Se usa para diversos rituales, pero sobre todo para invocar espíritus poderosos. El sacrificio de sangre se usa como "precio" a pagar para invocar entidades con mayor poder y jerarquía. De hecho, aún se sacrifican humanos en Uganda, como se reveló en 2010, al verse la cantidad de niños que estaban siendo raptados en ese país.
Supuestamente, esto matará violentamente a la víctima del "trabajo".

lunes, 21 de julio de 2014

México tiene unos 100 exorcistas pero necesita más, y más formación: curso con el exorcista de Padua - ReL

México tiene unos 100 exorcistas pero necesita más, y más formación: curso con el exorcista de Padua - ReL

México tiene unos 100 exorcistas pero necesita más, y más formación: curso con el exorcista de Padua

A partir de este lunes 21 de julio se inicia en la Universidad Pontificia de México (UPM) un curso de actualización sobre exorcismo.

"Es el segundo curso que se hace en la Universidad Pontificia. Se hizo otro hace dos años. La idea es tener más sacerdotes preparados para este ministerio", señaló Mario Angel Flores, rector de la Universidad Pontificia de México.

Acuden 40 sacerdotes acreditados por sus diócesis y especializados en el ministerio del exorcismo. El seminario lo imparte el sacerdote italiano Sante Babolin (babolin.com), quien fue catedrático en Roma de Filosofía de la Cultura especializado en semiótica y estética, y actualmente es sacerdote y exorcista en Padua, Italia (Avvenire lo entrevistó y ReL lo tradujo, aquí).

"Hasta ahora hemos acompañado más de 150 personas, de los que más de 50 han salido totalmente sanados con este método", explica el padre Babolin.

"Los exorcismos que hasta ahora hice son 1.650 ritos de exorcismos, no personas exorcizadas, porque una persona se libera normalmente no antes de 80 exorcismos".

"La liberación nunca es inmediata, frecuentemente parece haber una liberación inmediata pero se trata de un engaño del maligno, no es una verdadera liberación, solamente un intento del maligno de convencerme que la persona está liberada", precisó Sante Babolin.

Rueda de prensa explicativa
Durante una conferencia de prensa en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el padre Santé Babolín explicó su método de trabajo y advirtió que no inicia un exorcismo sin un dictamen médico previo de la persona afectada.



Y es que de cada cien casos, dijo, 98 tienen problemas de carácter psiquiátrico y sólo dos son candidatos para realizarles un exorcismo.

"Vino un muchacho 35 años, después de 4 años de exorcismos hechos por un sacerdote que no tenía el mandato, y vino y como para todos pedí la visita médica. El médico me dijo que era un caso muy serio, que no se trataba de opresión demoníaca sino de algo que afecta al pensamiento. Pero este muchacho estaba convencido de que tenía el demonio. De acuerdo con el psiquiatra, decidimos que yo le haría un exorcismo para, como se dice, desintoxicarlo de esta certeza que él tenía. Pero durante el exorcismo, se levantó, es decir, estaba sentado, se elevó", detalló Babolin.

"Se elevó junto a la silla, se amarró a la silla", añadió Mario Angel Flores, rector de la UPM.

"Y claro, no era un fenómeno natural", precisó Sante Babolin.

El sacerdote asegura haber liberado completamente con exorcismos a 10 personas, mientras que a otras 12 más les está practicando un exorcismo cada semana.

En el diario "Excelsior" Babolin detalla que se ha encontrado con casos de personas que llevan más de 10 años bajo influjo diabólico, y que una de las personas que liberó requirió 64 sesiones, que duraron más de 2 años. 

En México, según "Excelsior", existen casi 100 sacerdotes exorcistas debidamente acreditados ante el Episcopado Mexicano y en el curso que se impartirá del 21 al 25 de julio participarán alrededor de 40 religiosos provenientes de las diversas diócesis y arquidiócesis que componen la República Mexicana.

Además del especialista en exorcismo, en el seminario participarán un especialista en Teología y uno más en Psiquiatría.



stagduran
Enviado desde mi iPad

viernes, 18 de julio de 2014

¿Cuáles son las mejores armas contra el diablo? Responde reconocido exorcista

¿Cuáles son las mejores armas contra el diablo? Responde reconocido exorcista

¿Cuáles son las mejores armas contra el diablo? Responde reconocido exorcista

Imagen referencial. Foto: Dominio Público

Imagen referencial. Foto: Dominio Público

ROMA, 18 Jul. 14 / 02:31 am (ACI/EWTN Noticias).- El presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, P. Francesco Bamonte, compartió algunos consejos sobre las mejores armas para hacer frente al diablo, y advirtió que no es suficiente saber que los demonios existen, sino que es preciso conocer cómo actúan para no caer en sus trampas.

En entrevista con Radio Vaticano, al poco tiempo de que la Asociación Internacional de Exorcistas recibiera el reconocimiento jurídico de la Congregación para el Clero en la Santa Sede, el P. Francesco Bamonte señaló que "los demonios actúan en la historia personal y comunitaria de los hombres, tratando de propagar entre los hombres la elección del mal".

"Por eso, no basta saber que existen, sino que es preciso también conocer cómo actúan para prevenir y rechazar sus ataques y no caer en sus trampas", advirtió el exorcista de la diócesis de Roma.

El P. Bamonte señaló que "sin duda, el fundamento de la predicación y de las enseñanzas del Papa Francisco es Jesucristo; pero el Papa nos exhorta a no olvidar lo que la Sagrada Escritura nos dice: que los demonios existen: son ángeles creados por Dios que se transformaron en malvados porque libremente eligieron rechazar a Dios y su Reino, dando origen así al infierno".

"El Papa ha descrito a menudo cómo actúan los demonios a través de la tentación para separar a los hombres de Cristo. De hecho, quieren que seamos como ellos; no quieren la santidad de Cristo en nosotros, no quieren nuestro testimonio cristiano, no quieren que seamos discípulos de Jesús".

El exorcista recordó que "el Papa también ha subrayado varias veces que los demonios –que son repelentes y repugnantes– se disfrazan de ángeles de luz para hacerse atractivos y engañar mejor a los hombres. Jesús en el Evangelio nos enseña cómo luchar y vencer a los demonios con su gracia".

Para hacer frente a las tentaciones de los demonios, el sacerdote enumeró cuatro armas muy poderosas: la Palabra de Dios, el Rosario, la confesión frecuente y la participación en la Santa Misa.

El presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas aseguró que "el arma poderosa, ante todo, es la lectura y la meditación de la Palabra de Dios, como dice el Papa Francisco, que nos ha invitado a llevar siempre en el bolsillo un Evangelio. En nuestro interior, esta Palabra, cuando entra, vive, actúa y nos llena de la gracia del Espíritu Santo".

"Y luego está el Rosario, el encomendarse a la Virgen, a quien el demonio odia especialmente".

La tercera arma, dijo, es "la confesión frecuente: reconocernos pecadores humildemente, confesar nuestros pecados y pedir a Dios la fuerza para no pecar más".

A continuación recomendó "la participación en la Santa Misa los días festivos. Y también la lucha contra nuestros vicios, contra lo que el pecado original ha dejado en nosotros, para que triunfe el hombre nuevo en Cristo".

El P. Francesco Bamonte señaló que la presencia de un sacerdote exorcista en una diócesis "es importantísima".

"De hecho, cuando no hay un sacerdote exorcista, a menudo la gente se dirige a magos, hechiceros, lectores de cartas y del futuro, sectas".

El presbítero señaló que "no tiene sentido pensar que si las personas saben que hay un exorcista en su diócesis, serán más propensas a creer que son víctimas de una posesión diabólica. La primera preocupación de todo exorcista con buen sentido es evitar que se forme o se mantenga la creencia de una posesión cuando ésta no existe".

El P. Bamonte indicó que "el exorcista es ante todo un evangelizador, un sacerdote, por lo que sea cual sea el origen del mal que padece quien acude a él, sea o no sea una auténtica forma de acción extraordinaria del demonio. El sacerdote exorcista se esfuerza por infundir serenidad, paz, confianza en Dios y esperanza en su gracia".

"Y cuando se comprueba realmente la existencia de un caso de posesión diabólica, el sacerdote exorcista acompañará a esos hermanos y hermanas que sufren a causa del maligno, con humildad, fe y caridad, para sostenerlos en la lucha, para darles ánimos en el duro camino de la liberación, y para reavivar en ellos la esperanza".

El exorcista de la diócesis de Roma indicó que en su experiencia ha encontrado "hombres y mujeres perfectamente sanos de mente, pero expuestos a un nivel de sufrimiento difícilmente imaginable".

"Ante tanto dolor es imposible permanecer indiferente: deseo sinceramente que muchos otros hermanos sacerdotes se den cuenta de esta dramática realidad, a menudo ignorada o subestimada. El exorcismo es una forma de caridad en beneficio de personas que sufren. Está dentro de las obras de misericordia corporal y espiritual", aseguró.

Los exorcistas en Roma, dijo el sacerdote, "cuentan con la ayuda de un equipo de voluntarios formado por médicos especialistas en psiquiatría y psicoterapeutas, que evalúan si es necesario los aspectos médicos. Hay personas que confunden problemas de origen médico con problemas de origen espiritual. Los casos que se consideran serios y en los que debe intervenir un sacerdote exorcista son limitados".

La reciente creación de la Asociación Internacional de Exorcistas, que él preside, "es un signo de los tiempos", dijo, pues "el Espíritu Santo, en respuesta a las exigencias especiales de nuestra época, ha suscitado una toma de conciencia de que entre los mandatos que Cristo a la Iglesia, está incluido el de expulsar a los demonios en su Nombre".

"Al mismo tiempo, el Espíritu Santo ha inspirado en la Iglesia una asociación de sacerdotes exorcistas para que tengan la fuerza que deriva del estar en comunión con otros hermanos que ejercen el mismo ministerio; y para que, encontrándose periódicamente y compartiendo sus experiencias, puedan ofrecer una ayuda más eficaz a quienes se dirigen a ellos".

Para leer la entrevista completa, puede ingresar a: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=835099983167708&set=a.373324409345270.100946.261761113834934&type=1&permPage=1

Etiquetas: Vaticano, Exorcismos, Italia, Rosario, Misa, Exorcismo, Exorcista, Exorcistas, Confesión, Palabra de Dios



stagduran
Enviado desde mi iPad

El Hijo del hombre es dueño del sábado

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 1-8
 
Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas. 
Al ver esto, los fariseos le dijeron: «Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado.» 
Pero él les respondió:
«¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes?
¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta?
Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo. Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado.»
 
Palabra del Señor.

stagduran
Enviado desde mi iPad

jueves, 17 de julio de 2014

El padre Mallon da la clave para renovar las parroquias: expulsar okupas y crear expectativas altas - ReL

El padre Mallon da la clave para renovar las parroquias: expulsar okupas y crear expectativas altas - ReL

El padre Mallon da la clave para renovar las parroquias: expulsar okupas y crear expectativas altas

El padre James Malllon ha sido el gran "experto internacional" del Encuentro de Nueva Evangelización ENE 2014 (www.encuentroene.com) del pasado fin de semana en Valladolid, por su experiencia como "renovador" en parroquias.

Mallon, escocés que vive en Canadá desde joven, mostró su emoción por estar en España por primera vez y porque el encuentro se celebraba en un lugar emblemático: el antiguo Colegio de los Escoceses, que formaba a curas escoceses en Valladolid en el siglo XVIII, XIX y XX, para enviarlos de nuevo a Escocia, donde a menudo eran martirizados, o como poco, acosados.

También la población católica de su región canadiense de Nova Scotia es descendiente de católicos escoceses deportados por las autoridades anglicanas y presbiterianas en el siglo XVI y XVII y el primer obispo de Nova Scotia en Canadá, en 1820, había nacido en las Highlands escocesas y estudiado en Salamanca.



Una perspectiva global y parroquial
Mallon es un pastor con una perspectiva peculiar para la renovación espiritual y pastoral de las parroquias. Es miembro de la directiva internacional de Cursos Alpha, asesor de la Renovación Carismática en Canadá, presentador televisivo en la EWTN, director de pastoral vocacional de su diócesis y miembro de su consejo presbiteral, ha elaborado un curso para recién convertidos llamado Cristianismo 2.0 y ha puesto en marcha una parroquia casi desde cero, Saint Benedict en Halifax (www.saintbenedict.ca), donde la Nueva Evangelización es la "meta y ADN de todo lo que se hace".

Tres ideas clave: evangelizar es hacer discípulos
Mallon trajo varias ideas clave para todos aquellos interesados en que la Iglesia sea evangelizadora:

1- La Iglesia es para evangelizar: esa es su identidad; si hay cosas en una parroquia o comunidad que dificultan que sea evangelizadora, deben quitarse. Tener claro que la identidad es evangelizar ayuda a tomar decisiones difíciles (como expulsar grupos que ocupan locales parroquiales y no sirven a la evangelización)

2- La misión de la Iglesia es "id y haced discípulos"; para hacer discípulos, se necesitan líderes, que deben ser discipulados.

3- Para conseguir líderes y discípulos hay que cambiar estructuras: realizar toda una conversión pastoral. Es posible sólo teniendo clara la identidad de la iglesia.

"He sido cura durante 17 años y párroco durante 14 años. Quiero ver renovación no solo en la Iglesia en general sino en nuestras parroquias, que la vida de fe que vemos a menudo en los movimientos se vea en las parroquias. Durante 14 años de párroco trabajé por eso y cometí muchos errores y aprendí cosas", explicó en el ENE.

Hace 4 años a Mallon se le encargó la parroquia de Saint Benedict, que aún estaba a medio construir, y reunía la feligresía de otras tres parroquias que se cerraban. El cura escocés pidió permiso al obispo para hacer "un laboratorio pastoral". El obispo le dijo: "pónmelo por escrito". Lo leyó, dijo sí… y empezó la experiencia.

Con identidad clara: expulsar a los okupas
En la experiencia de Mallon de haber intentado renovar parroquias antes, uno de los grandes problemas era la falta de identidad evangelizadora: pasópor 3 parroquias, y todas ellas tenían los locales tan ocupados con actividades no evangelizadoras –scouts poco católicos, ligas de jugadores de cartas que no iban a misa, deportes- que no se podían realizar las actividades necesarias para evangelizar, de primer anuncio (como Cursos Alpha) o de discipulado.

Al principio, Mallon era renuente a expulsar estas actividades de los locales, pero después reflexionó sobre la expulsión de los mercaderes del Templo. Recordó que Dios había dado un mandato: "Mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos"… pero en el Templo de Jerusalén no podían entrar todos los pueblos, excepto al atrio de los gentiles, donde no se podía orar porque estaba lleno de mercaderes, animales, cosas mundanas…

Cuatro mandatos de Cristo Resucitado
Jesús resucitado manda 4 cosas a sus discípulos: "Id, haced discípulos, bautizad, enseñad". De estas cuatro cosas, dice Mallon, la central, incluso gramaticalmente, es "Haced discípulos". "Sí que vamos, enseñamos y bautizamos… pero damos poco fruto porque no hacemos discípulos".

Para él, el ciclo "virtuoso", marcado por Jesús y eficaz en la práctica es:

1º- Hacer discípulos (cristianos a los pies de su Maestro)
2º- Ellos renuevan la Iglesia (cambiando las estructuras necesarias)
3º- Eso genera misioneros y apóstoles
4º- Los misioneros salen a evangelizar y generan discípulos…

"A dos minutos caminando desde mi casa en Halifax está el cementerio donde enterraron las víctimas del Titanic", explicó el párroco. "Del Titanic bajaron 18 barcas… con 472 espacios sin utilizar, barcas de rescate medio vacias. Quedaron 1.500 personas flotando en el agua, que tardaron 5 minutos en morir de hipotermia, pero los de las lanchas de rescate no hicieron nada por recogerlos. La Iglesia no es el Titanic, la Iglesia es las barcas de rescate. Si llega alguien nadando le dejamos subir, pero eso no basta, porque Jesús nos manda "ir"

Contra el minimalismo y el clericalismo
Para Mallon, la herejía del pelagianismo hoy se concreta en la cultura católica del "cumplir", que es un "cumplir lo mínimo" y pensar que eso salva. Es toda una cultura del minimalismo "que es lo que mata a nuestra iglesia". Por el contrario la Biblia pide un amor apasionado y desmedido entre Dios y su Esposa, Dios y los hombres: "Yo soy tuyo y tú eres mío", citó.

Otro problema que señala es el clericalismo, que define como "la apropiación por parte del clero de lo que es propio de todos los bautizados", como por ejemplo evangelizar, la llamada universal a la misión y a la santidad.

"El clericalismo aísla al clero y deja inmaduro al laicado", denuncia Mallon. "Un buen padre desea hijos maduros. Y un clero aislado cae con facilidad en la soledad y el abuso de poder, algo que está en la raíz de muchos abusos".

10 valores que cambian la parroquia
Con estas bases, Mallon planteó 10 valores para renovar las parroquias

Diez necesidades que renovarán la parroquia:

1- El fin de semana debe ser prioritario: "hagamos que el fin de semana sea la mejor experiencia para nuestros fieles"… hasta desbancar a otras propuestas.

2- Hospitalidad y acogida: absolutamente esencial

3- Música que eleve: sea tradicional o moderna, ha de elevar el alma

4- Homilías transformadoras: que no sean solo informativas

5- Que la comunidad sea real, significativa: los feligreses han de conocer a los miembros de su comunidad, tratarse con ellos, verlos importantes… eso se suele conseguir con grupos pequeños

6- Que cada feligrés sepa lo que la parroquia espera de él: "en las organizaciones sanas cada uno sabe lo que se espera de él"

7- Detectar las fortalezas y talentos y usarlos: en vez de detectar agujeros en la estructura y llenarlos ("necesito a cualquier para hacer catequesis de niños"), se ha de detectar las capacidades de la gente y ponerlas a rendir para el Reino de Dios.

8- Usar comunidades pequeñas; cuanto más grande eres, más pequeño necesitas ser: en el caso real de Saint Benedict "tenemos 250 parroquianos en grupos que se reúnen en casas".

9- Experiencia del Espíritu Santo: cultivar sin miedo sus dones y carismas

10- Cultura del invitar: "si los parroquianos ya están realizando los otros 9 puntos, este les saldrá de forma natural", comenta Mallon.



Hablando con sacerdotes
Mallon dio más detalles en un encuentro especial en el ENE orientado para sacerdotes al que accedió ReL.

Ante unos 30 sacerdotes, Mallon explicó que el Documento de Aparecida, redactado por Jorge Mario Bergoglio y que debe orientar la evangelización y prioridades de la Iglesia en América, y perfectamente aplicable a Europa, llama a una "conversión pastoral" y usa 121 veces el concepto "discípulos misioneros".

"En Aparecida por primera vez en la Iglesia se desarrolla un plan pastoral usando investigaciones y estudios que analizan por qué los católicos dejan la Iglesia y se van a los evangélicos y otros grupos religiosos. Lo explica en los párrafos 225-226".

Las 4 causas por las que dejan el catolicismo
La gente no deja la Iglesia Católica por razones teológicas sino vivenciales, por 4 cosas que la Iglesia Católica predica pero no practica en muchos sitios:

- La gente busca la experiencia religiosa, el encuentro personal con Cristo

- La gente busca vida de comunidad que no encontraba en la Iglesia Católica

- La gente busca formación doctrinal y bíblica que no encontraba en su parroquia

- La gente quería sentir un compromiso misionero en toda la comunidad, algo que no encontraron en la Iglesia Católica

En Aparecida, como respuesta se insiste: "el encuentro con Jesucristo debe ser constantemente renovado por el testimonio personal, la proclamación del kerygma y la acción misionera de la comunidad".

La importancia del kerigma
El kerigma es el primer anuncio y la verdad central del Evangelio: Dios, que nos ama, nos ha enviado a su Hijo, que ha muerto y ha resucitado por salvarnos y darnos el perdón y el poder del Espíritu Santo.

Esto, dice Mallon remitiéndose a Aparecida, debe impregnar toda la pastoral, porque "el kerigma no es solo una etapa sino el leitmotiv de un proceso que culmina en la madurez del discípulo de Jesucristo; sin el kerigma, los otros aspectos están condenados a la esterilidad".

"En mi parroquia estamos enseñando a todos nuestros parroquianos a hablar de cómo Jesús ha cambiado su vida; los católicos han de pensar que esto es normal. Al principio te dicen que les hace sentir incomodo pero en 4 años ya se normaliza. Nuestro boletín personal tiene testimonios de fe y conversión. En Alpha y otros programas decimos: "escribe tu testimonio". Se dan testimonios también en misa, o entrevisto a testimonios durante la homilía. Se dan testimonios en grupos pequeños. Convocamos desayunos, a veces solo de hombres, o solo de mujeres, para dar testimonios. Proclamamos el kerigma en bodas, funerales y misas de domingo", va enumerando Mallon.

5 sistemas de la vida eclesial: a examen
El padre Mallon también analizó los 5 "sistemas" en la vida eclesial:

-el culto
-el servicio o ministerio
-la comunidad o fraternidad
-el discipulado
-la evangelización

"Hoy en la mayoría de las parroquias hay un poco de lo primero, algo de lo segundo, casi nada de lo tercero –sustituido por actividades culturales-, absolutamente nada de lo cuarto y nada o casi nada de lo quinto; de hecho, se hacen las cuatro primeras cosas y las llaman a todas evangelización para no hacer evangelización real; en realidad, si llamas evangelizacióna todo, al final nada lo es", denuncia Mallon.

Él detalló más esos 5 puntos:

- El culto: "para nosotros el núcleo del culto es la liturgia, lo que Dios hace por nosotros, su entrega eterna del Hijo de Dios al Padre, en el Cenáculo, la Cruz y el Cielo… Pero el culto también debería elevar los corazones hacia Dios, por ejemplo con himnos de alabanza. Si alabamos "sin sentir" a veces es también un buen culto, el mejor, como cuando somos fieles en el matrimonio y actuamos con amor en momentos que no nos apetece…"

- El ministerio: "significa servir, dentro y fuera de la iglesia, porque el Hijo del Hombre vino a servir, no a ser servido. Todo ministerio interno debería ayudar a salir afuera, ser misional. Una parroquia muy ocupada y que parezca ir bien, si no es misionera, en realidad no es buena, solo hace mantenimiento".

- Comunidad: "en griego es koinonía, implica saberse conocido, amado, acompañado por los hermanos"; requiere de grupos pequeños, que se conozcan y apoyen

- Discipulado: "es equipar a los santos –como dice Efesios 4, 9-12; San Pablo dice que se esfuerza por "presentaros a todos maduros-perfectos para Cristo", no es tanto una perfección absoluta como un alcanzar la madurez, la completitud…

- Evangelización: "es la proclamación explícita de Jesús… Muchos dicen que evangelizan 'con su vida' pero ya Pablo VI explicaba que tarde o temprano el testimonio de vida debe dar paso a la palabra, hay que mencionar a Jesús… no hay evangelización si no se proclama el Nombre, persona, obras de Jesucristo. Sin proclamación explícita no es evangelización. Será, como mucho, pre-evangelización. Lo de "evangeliza sin parar y si es necesario usa palabras" que se atribuye a Francisco de Asís no sale en realidad en ninguno de sus textos.



(El padre Mallon, con Tote Barrera de Curso Alpha
y el obispo Rafael Zornoza, de Cádiz;
las fotos son de G. Heredia)


El pastor y las ovejas ninja
Mallon, hablando a los curas reunidos en el ENE, les comentó que "el pastoreo implica alimentar a las ovejas y cuidarlas y protegerlas de los lobos, y últimamente nos dedicamos más a enterrarlas y a cuidar algunas, en vez de alimentarlas a todas. Una noche soñé que yo predicaba y decía algo absurdo: "¡estamos llamados a hacer ovejas-ninja, no pasivas!". Cuando desperté me pregunté de donde vendría la idea… pero me gustó. ¡Hagamos ovejas ninja! Son ovejas altamente entrenadas, con muchas habilidades, y eso prediqué."

Para Mallon, las "ovejas ninja" es a lo que se refiere Evangelii Gaudium 15 ("un ministerio pastoral decididamente misionero") y Evangeliun Gaudium, 120 ("discipulado").

Para "hacer ovejas ninja" en Saint Benedict Mallon estableció dos pasos:

-Primero: conseguir el impulso inicial, creando expectación en los parroquianos
-Segundo: ser estratégico, y atender procesos (más que programas)

Cómo crear el impulso
"Hemos dedicado los 4 primeros años a crear el impulso, crear la expectación, el deseo… y ahora vamos a por lo estratégico", explicó.

"Para crear el impulso decimos a la gente: mira, en esta parroquia esperamos que seas un discípulo… ". La parroquia puede ser "exigente", pedir mucho al parroquiano, porque también el parroquiano espera mucho de la parroquia. La parroquia es muy acogedora porque va a ser muy exigente.

El parroquiano va a aprender tener altas expectativas:

-en la alabanza: música, emoción, elevación espiritual…
-en el estar y sentirse conectado con la gente, los hermanos, Dios
-en el crecer personalmente
-en el servicio
-en el dar (también económicamente… "sin pagar no hay empleados, y son necesarios para el cambio", dice Mallon).

Decía Miguel Ángel, el artista renacentista: "nuestro peligro es tener expectaciones demasiado bajas y alcanzarlas". Ese es, según Mallon, el problema de las parroquias. Mallon recuerda que en la parábola de los talentos el Amo esperaba un fruto elevado de su inversión, del uso de los talentos. "Si la Iglesia no crece es que no está sana", sentencia.

Senescalía: sé generoso, Dios te lo prestó
El impulso inicial para transformar una parroquia llega predicando insistentemente que "lo que tenemos cada uno –tiempo, dinero, salud, talentos- no es nuestro, solo se nos ha prestado para que los administremos para Dios", somos senescales o administradores de Dios".

Mallon explica el fruto de insistir a los parroquianos en esta cultura de la "senescalía", del ser administradores de Dios: "Nuestra colecta pasó de 10.000 dólares cada domingo a 25.000 a la semana".

[En este momento, la audiencia de sacerdotes españoles en el taller del ENE rumoreó, comentó y se escandalizó, conscientes de partir de una cultura absolutamente distinta. "Mejor no nos expliques lo del dinero", propuso un cura.]

Pero, ¿cómo se consiguen esas cifras de donativos, que permiten contratar personal y dedicar recursos a la música, la misión, la evangelización…? Con 3 campañas anuales durante 4 años:

- una sobre "administración del tiempo": se fomenta el dar tiempo para servir, con testimonios, un librito con programas de discipulado, un festival para mostrar los ministerios parroquiales y una llamada visible: "sube ahora y elige en qué te comprometes", con cada feligrés levantándose y entregando una tarjeta ante el altar con su compromiso
- otra campaña similar sobre los talentos y el servicio;
- y una tercera sobre "como administrar tus tesoros", con testimonios y predicaciones 5 semanas al año sobre donaciones y generosidad

En 4 años se consigue el "impulso inicial" en la parroquia: "un 45% de nuestros feligreses han asumido esta cultura ya, una cultura de evangelización y discipulado, con vidas cambiadas; ahora pasan mil cosas a todas horas en la parroquia y los feligreses se pelean por las salas y locales aunque son muchos, porque hay muchos servicios en marcha".

Procesos, no proyectos
Tras la fase inicial basada en crear expectativas viene la fase estratégica, que depende necesariamente de tener "discípulos misioneros". ¿Cómo define Mallon a un discípulo misionero (que debería ser lo estándar y normal de un cristiano maduro y adulto en una parroquia)?

El discípulo misionero es un feligrés que:

- Tiene relación personal con Jesús
- Puede compartir su fe con otros, hablar de ella
- Está abierto a los dones del Espíritu Santo y los usa
- Conoce las Escrituras
- Conoce teología básica
- Es de oración diaria
- Acude al menos a la misa dominical
- Se confiesa
- Puede orar espontáneamente
- Puede orar en voz alta si se le pide
- Ve su vida como un campo de misión

En esta fase ya no importan tanto los programas (cosas que hay que hacer) como los procesos (cambios que la gente vive).

"Ofrecíamos 60 programas 90 veces al año", comenta Mallon. "A mí me gustaba pero mi personal se frustraba y eso no era estratégico. Ahora hemos reducido las opciones mucho y ofrecemos procesos, cosas que cambian a la gente".

El poder de tener visión
Todo esto parecen teorías locas si no hay una visión apasionada detrás.

Mallon cita a Bill Hybels que define "la visión" como "una visión del futuro que produce pasión".

Es el fuego de Jeremías 20,9 ("un fuego ardiente") y de Juan 2,17 ("el celo de tu casa me consume").

"La visión es como poner un cartel en tu autocar con la ciudad donde vas; si tu parroquia no tiene visión, no va a ningún sitio, es un autocar parado. El primer paso es decir: hay que moverse. El segundo es la visión: a dónde vamos", comenta Mallon.

En Evangelii Gaudium, el Papa Francisco habla así: "tengo un sueño, una opción misionera, un impulso misionero capaz de cambiarlo todo… Tiempos y horarios, lenguajes y estructuras" También Martin Luther King dijo: "tengo un sueño", y no "tengo un plan".

"Los sueños son lo que inspira a la gente, si tienes un sueño, una visión, la gente te seguirá; si tienes sólo un plan, no. La falta de financiación nunca es un problema de dinero, sino de visión; la falta de unidad en la Iglesia también es un problema de falta de visión".

Por eso Mallon dice a los sacerdotes y párrocos y líderes cristianos: "Id a la capilla, preguntad al Señor cual es vuestra visión, la imagen futura que os apasiona, sin la que no podrás liderar".

Para Mallon, la Iglesia es como un campo deportivo donde los laicos son los jugadores, el cura es el entrenador y el mundo es espectador asombrado… El cura cumple la palabra de San Pablo: "equipar a los santos –los creyentes- para el trabajo del ministerio, para edificar el cuerpo de Cristo".

"¿Cuáles son las personas clave de tu diócesis, zona, etc… con influencia? ¡Comparte con ellos tu visión, con unos 20 de ellos! Anímalos a ver si se suben al bus. No solo los que te caigan bien: alguien que no te cae bien puede entender y contagiar tu visión", propone Mallon.

Insistir con la visión lo que haga falta
"Yo tengo 2 diáconos y un compañero sacerdote en la parroquia; cada tres fines de semana yo predico una homilía dominical sobre la visión, sobre a dónde debe ir la parroquia, por qué hacemos lo que hacemos… En 4 años insistiendo, así consigues contagiar la visión. Debes apelar a lo que afecta a la gente. A los feligreses les digo: "¿os gusta que vuestros hijos y nietos dejen de ir a misa, que no bauticen a sus hijos, que no se casen…?" Eso preocupa mucho a los fieles. Y les digo: vamos a hacer algo distinto para cambiarlo".

Contagiar la visión significa que muchas reuniones deben sustituirse o eliminarse para insistir en la visión: es inevitable, igual que es inevitable que el piloto no sirva bebidas y lo deje a las azafatas: el piloto sabe donde hay que ir y se dedica a ello.

"El 90% de las personas que vienen a mí en la parroquia quieren que haga algo por ellos… pero así no puedo hacer funcionar la visión; hay que tomar decisiones duras, quizá ser menos accesible a la gente, si así conseguimos difundir la visión. Claro, en cuanto actúes y muevas el autobús muchos te gritarán, regañaran y se quejarán al obispo, incluso al Papa. Habrá cartas de anónimos que protestan y dicen representar al 90% de la parroquia. Pero hay que tener clara tu identidad, tu visión y perseverar", dice Mallon a las treintena de curas españoles que toman nota.

Mallon remite a Evangelii Gaudium 85: "contra la tentación del pesimismo y derrotismo, el Papa pide coraje y celo, porque nadie va a la batalla sin creer en la victoria".

7 consejos para lograr procesos de cambio
Y por último da 7 consejos para la fase estratégica:

1- Equipo de liderazgo que funcione: la función de un consejo pastoral –excepto en iglesias muy pequeñas- debe ser la visión, saber dónde vamos y contagiarlo y desarrollar la estrategia. "Nada de hablar de qué color pintas las paredes. Si tienes gente buena, santa e inteligente… escúchales, liderad juntos", propone Mallon.

2. Desarrollar una declaración de visión de la parroquia, la visión que tienes en tu corazón… en comunión con la del obispo, se supone. "Pero hay obispos sin visión. Los hay que son maestros, o gestores, pero no tienen visión ni liderazgo".

3. Haz una declaración de propósitos en UNA frase, que será la brújula de la misión. La parroquia de Saint Benedict tiene esta frase: "Ser catalizador de la renovación de la Iglesia". O podría ser: "Crear discípulos misioneros".

4. Evalúa los 5 sistemas de la vida parroquial (ver arriba)

5. Crea un plan de 5 años con objetivos mesurables… Muchos curas infravaloran lo que se puede hacer en 3 años y en cambio sobrevaloran lo que se puede hacer en un año.

6. Fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas… 4 cosas a evaluar en nuestro plan para la parroquia

7. Todo esto no es algo que el párroco pueda controlar con detalle. "Si eres maniático del control matarás la obra de Dios. No debes ser micromanager, un pastor micromanager vuelve loco a la gente y luego no funcionará casi nada. Prefiero un porcentaje de incorrección a un 0% de crecimiento. Yo no controlo los 90 ministerios de mi parroquia, sus 60 programas de formación. Yo solo imparto uno. Tenemos 10 grandes grupos de conexión en casa y no voy a ninguno. Los fieles rinden ante su equipo y los equipos ante mí. Hay que rendir cuentas, basarse en la subsidiariedad".

Pensar a lo grande: es para Dios
¿Todo esto es muy ambicioso para un párroco cualquiera en España o Hispanoamérica, para un catequista, para un responsable de grupo católico?

A eso Mallon responde que a Dios no le bastaba con reunir las tribus de Israel, que a Isaías le dio una visión de todos los pueblos adorando al Dios de Israel, una visión desmedida.

"Si tu visión no es tan grande como aterrorizarte quizá es insultante para Dios. ¿Crees que Dios puede cambiar el mundo a través de ti? Él dice: mi Gracia te basta. María dice: el Poderoso ha hecho obras grandes en mí. ¿Esperas que Dios haga cosas grandes? Si tu visión es factible por meros esfuerzos tuyos no necesitas la fe. Ha de ser una visión loca y grande que requiera la fe. Se nos ha encomendado ser testigos…¡hasta los confines de la Tierra!", concluye Mallon.


La ponencia inicial del padre Mallon en el ENE 2014 (a partir del minuto 14)



stagduran
Enviado desde mi iPad

El Padre Nuestro

Photobucket

ORACIONES DIARIAS

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

EL COMBATE ESPIRITUAL


Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIÓN CONTRA LUCIFER

Photobucket Photobucket